Skip to main content

Mujer, compañera, amiga

(2013)

Si el beso fuese un flagelo
El mundo perdería su gloria


Una mujer, tu compañera de los días y de las estaciones, es aquella que te banca todas.
Una mujer es el calor de las noches más frías, la fuente de tus lágrimas perdidas.
Una mujer es una patria salvaje, un desierto bajo la tormenta más hermosa.
Una mujer es un fuego pasional, un laberinto de sensaciones de lo más disparatadas y diversas.
Una mujer, una compañera y una amiga te pone los puntos y sin embargo te apoya cuando siente, cuando presiente que en tu interior comienzan a vibrar otro tipo de cuerdas, más dulces, más trepidantes, más decadentes.
Una mujer, una compañera, una amiga cambia sus horarios por vos. Te dice te quiero en la oscuridad y se duerme al instante;
aquélla que puede tocarte adentro, hasta las lágrimas, y hacerte acurrucar a su lado.
Una mujer, una compañera, una amiga, te mira primero a los ojos; te hace emocionar con sus emociones.
Una mujer, una compañera  y una amiga es siempre un faro en la tormenta. Es una ancla, sus misterios.

Una mujer así te acaricia, juega con vos cuando estás triste.
Una mujer así se acerca con los pasos medidos, besa tu boca y la endulza.

Una mujer, una compañera y una amiga es aquélla que sabe que ella es también un territorio.
Una mujer, una compañera y una amiga es aquélla que te deja la comida hecha para tus días interminables;
aquélla que te prepara para hablar dejándote una nota en la mesa de la cocina;
aquélla que te golpea suavemente el brazo cuando te estás pasando de rosca;
aquélla que se ocupa de tus desvaríos y vaguedades;
aquélla capaz de prepararte el plato que más te gusta simplemente para celebrar el haberse conocido;
aquélla que se acurruca en tu regazo y ronronea como un gatito triste para pedirte perdón;
aquélla que se preocupa si volvés sólo y oxidado;
aquélla que te defiende sin aspavientos;
aquélla que te dice buenas noches incluso cuando está enojada.


PD: Es lindo verte crecer, como un arbolito perfumado. Renacer a cada instante, medir tus sensaciones.



Comments

Popular posts from this blog

Is there anything?

(2017)
Can you hear the wind rise behind the trees? Can you smell the rain breathing though the air? Can you see those blinding lights painting the streets? Is there anything you fear?

Can you tell between the good and the bad when you make a decision facing a wall? Can you tell who’s right and who’s wrong when your ass is on the line? Can you see the smoke far in the horizon reaching out the sky? Is there anything you love?

Camino de Santiago

(2017)
Desperté antes del alba. Mis pasos interrumpían el soliloquio del silencio. El cerro O’Cebreiro parecía vivir A través de mi andar. Si me detenía a observar el paisaje, El cerro latía bajo mis pies.
El camino proseguía: Los árboles, los arbustos, La tierra del camino mismo, Todo subiendo a mi cuerpo: A mis pies, a mis caderas, a mis manos.
La tierra seca que sube hacia el aire Y me cubre el cuerpo cuando camino. El contacto de la tierra con mis labios, El sabor de la tierra en mi lengua.

Y el camino.

¿Adónde me lleva la vida?

(2016)
Me detengo. Me siento.
Tengo la sensación de tener la cabeza en muchas partes y en ninguna a la vez. Como los fragmentos de una imagen esparcidos en un lago quieto.
El tiempo se mueve al ritmo de las manecillas del reloj. Un reloj detenido es la prueba brutal de que el tiempo sigue su curso, de que tanto tiempo como espacio están en constante movimiento.
Cada día comprendo que nadie es perfecto, que la suerte ya está echada. Y que, sin embargo, todo puede cambiar.
Es la vida la que nos mata, no la muerte. Y a ella nos aferramos.

Me pongo de pie. Empiezo a andar. ¿Adónde me lleva la vida?