Skip to main content

Perdón con elefantes

(2012)

Una pareja viajó a México. Recorrieron ciudades, subieron pirámides aztecas, las bajaron; descubrieron historias secretas de Teotihuacán, saborearon la sopa de pueblos indígenas, creyeron ver la sombra huidiza de Moctezuma.

La pareja se hospedó en hoteles. Fue precisamente en uno de ellos donde sucedió: a causa de un atraco, les pidieron perdón con elefantes.

Una noche como cualquier otra, la pareja hacía tiempo en el lobby del hotel. Intercambiaron comentarios del viaje, jugaron con el móvil, leyeron revistas de actualidad. Luego, subieron a la habitación. Al poco, volvieron a bajar para cenar. Cuando regresaron a la habitación, a él le faltaba el móvil. Ella llamó a la recepción del hotel. Eran las once de la noche.

El conserje de turno no supo manejar la situación. Cuando el jefe de recepción llegó, dijo que era imposible que lo hayan robado.

Nadie tiene acceso a las habitaciones después de las cinco de la tarde a menos que así lo requieran los clientes, dijo.

Pensaron en la posibilidad de haber olvidado el móvil en el restaurante, pero nadie lo vio allí tampoco. El caso terminó ahí, porque eso quiso la pareja, más que nada porque no querían preocupaciones así en época de vacaciones.

Sin embargo, porque los hoteles están orientados al servicio al cliente, porque creen (o quieren creer) que el cliente no sólo tiene siempre la razón sino el derecho a tenerla, la mañana siguiente decidieron organizar un perdón original por el inconveniente ocasionado.

Al regresar a la habitación después de un día largo de monumentos y tortitas y enchiladas picantes, la pareja encontró las toallas del baño dispuestas de una forma particular: tenían forma de elefantes. Por qué no el lobo mexicano o el águila real, animales típicos de México, no lo sabremos nunca. Lo que sí sabemos es que ésa fue la curiosa manera que encontró la Gerencia del Hotel para pedir perdón por las molestias ocasionadas.

Comments

  1. Los elefantes tienen "algo" que me genera tristeza, hasta angustia.

    ReplyDelete
  2. Es porque son vegetarianos, por eso están sosegados y con ese aire. Sino fijate en los leones, siempre excitados. Es porque son carnívoros. Podés mirar esto también en la vida urbana. Los yoguis serían los elefantes, mientras que todos nosotros seríamos los leones, con nuestros riquísimos asados. Un abrazo grande y gracias por los comentarios.

    ReplyDelete
  3. Si, tenés razón. Nunca lo había pensado detenidamente, se me vienen a la memoria las jirafas, que también me sensibilizan. Me voy a leer que te pareció Pina.

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Camino de Santiago

(2017)
Desperté antes del alba. Mis pasos interrumpían el soliloquio del silencio. El cerro O’Cebreiro parecía vivir A través de mi andar. Si me detenía a observar el paisaje, El cerro latía bajo mis pies.
El camino proseguía: Los árboles, los arbustos, La tierra del camino mismo, Todo subiendo a mi cuerpo: A mis pies, a mis caderas, a mis manos.
La tierra seca que sube hacia el aire Y me cubre el cuerpo cuando camino. El contacto de la tierra con mis labios, El sabor de la tierra en mi lengua.

Y el camino.

Is there anything?

(2017)
Can you hear the wind rise behind the trees? Can you smell the rain breathing though the air? Can you see those blinding lights painting the streets? Is there anything you fear?

Can you tell between the good and the bad when you make a decision facing a wall? Can you tell who’s right and who’s wrong when your ass is on the line? Can you see the smoke far in the horizon reaching out the sky? Is there anything you love?

¿Adónde me lleva la vida?

(2016)
Me detengo. Me siento.
Tengo la sensación de tener la cabeza en muchas partes y en ninguna a la vez. Como los fragmentos de una imagen esparcidos en un lago quieto.
El tiempo se mueve al ritmo de las manecillas del reloj. Un reloj detenido es la prueba brutal de que el tiempo sigue su curso, de que tanto tiempo como espacio están en constante movimiento.
Cada día comprendo que nadie es perfecto, que la suerte ya está echada. Y que, sin embargo, todo puede cambiar.
Es la vida la que nos mata, no la muerte. Y a ella nos aferramos.

Me pongo de pie. Empiezo a andar. ¿Adónde me lleva la vida?