Skip to main content

Diez negritos, de Agatha Christie

(2012)

No son muchas las veces en las que se define a un autor con las palabras adecuadas. He aquí la prueba de que se puede: Agatha Christie ha sido bien clasificada como la Dama del misterio. Me ha hechizado, he sido absorbido en su mundo gracias a una prosa limpia y un argumento trabajado. Un solo libro leído ha bastado para darme cuenta de que tenía en mis manos la prueba indiscutible de que existe (existía) un autor que sabe (sabía) como llevar al lector a donde quería, que sabía cómo hacerte pensar en una cosa que luego resultaba tan infantil al descubrir lo que sucedería más adelante. Página tras página he caído en la trampa. Pero más que nada, he caído en las redes de su fantasía, en la dependencia más hermosa del mundo: sus libros.

Ten little niggers. Diez negritos. Así se llama la novela. Convengamos en que ya el título es atractivo. Y provoca. Asombro, desasosiego, sorpresa, turbación son algunos de los adjetivos con los que podría caracterizar al libro. En resumen, diez personas que no se conocen coinciden en una isla en las costas de Devon, en Inglaterra. Uno a uno, mueren. Misteriosamente, claro.

Ahora, esta fría noche de Enero de Madrid, me pregunto cómo serán los próximos libros que leeré de ella. ¿Me bastarán para acallar esta sed repentina que me devora? ¿Serán suficientes para calmar esta impaciencia de principiante, este flamante deseo que aflora? Tengo en mis manos Asesinato en el Orient Express, y no veo la hora de comenzarlo.

No me es indistinto el pensar de algunos críticos que descreen de la capacidad de autores como ella. Críticos que dicen que Agatha Christie no es nada en comparación con, por ejemplo, Juan Rulfo. Desde mi punto de vista, la comparación es inútil. ¿Acaso no es obvio que no se pueden comparar? La cuestión es simple: saber discernir entre dos autores diferentes, con diferentes estilos y diferentes propuestas. Todo el que haya leído a Rulfo sabe que ese señor era un maestro. Pero por qué no decir lo mismo de Agatha Christie. ¿Porque escribió novelas de misterio? ¿Acaso Pedro Páramo no es a su manera una novela de misterio? No juzguemos, no nos impongamos prejuicios inútiles. Leamos aquello que queramos leer, de eso se trata. Borges decía “si uno lee un clásico y se aburre hay que tirarlo”. Conclusión. No nos impongamos lecturas. Disfrutemos. De Rulfo, de Christie, del cronista de La Nación o el poeta que recita versos de otros. Por sobre todas las cosas disfrutemos, que para eso están los libros.

Comments

Popular posts from this blog

Is there anything?

(2017)
Can you hear the wind rise behind the trees? Can you smell the rain breathing though the air? Can you see those blinding lights painting the streets? Is there anything you fear?

Can you tell between the good and the bad when you make a decision facing a wall? Can you tell who’s right and who’s wrong when your ass is on the line? Can you see the smoke far in the horizon reaching out the sky? Is there anything you love?

¿Adónde me lleva la vida?

(2016)
Me detengo. Me siento.
Tengo la sensación de tener la cabeza en muchas partes y en ninguna a la vez. Como los fragmentos de una imagen esparcidos en un lago quieto.
El tiempo se mueve al ritmo de las manecillas del reloj. Un reloj detenido es la prueba brutal de que el tiempo sigue su curso, de que tanto tiempo como espacio están en constante movimiento.
Cada día comprendo que nadie es perfecto, que la suerte ya está echada. Y que, sin embargo, todo puede cambiar.
Es la vida la que nos mata, no la muerte. Y a ella nos aferramos.

Me pongo de pie. Empiezo a andar. ¿Adónde me lleva la vida?

Camino de Santiago

(2017)
Desperté antes del alba. Mis pasos interrumpían el soliloquio del silencio. El cerro O’Cebreiro parecía vivir A través de mi andar. Si me detenía a observar el paisaje, El cerro latía bajo mis pies.
El camino proseguía: Los árboles, los arbustos, La tierra del camino mismo, Todo subiendo a mi cuerpo: A mis pies, a mis caderas, a mis manos.
La tierra seca que sube hacia el aire Y me cubre el cuerpo cuando camino. El contacto de la tierra con mis labios, El sabor de la tierra en mi lengua.

Y el camino.