Skip to main content

Lluvia de Beijing

(2007)

Una llovizna dulce cae sobre Beijing. Es casi poética, al borde de la tragedia.
Los automóviles no parecen detener nunca su marcha. Con sus trompas magníficas, los colectivos asoman asesinamente a las esquinas. Rostros extraños desempañan los vidrios, dibujando sus nombres, observando las veredas y los cafés detenidos. Las publicidades incitan el deseo comercial de los peatones, arden en la mente de los compradores compulsivos. Los árboles raquíticos adornan veredas de corbatas y de portafolios. Los aventureros pedalean sus bicicletas cubiertas de gotitas de lluvia inamovibles; otros, se pasean escondiéndose bajo sus paraguas.
Mientras tanto aquí, detrás de un ventanal, el azúcar negra se hunde lentamente en la espuma de un capuchino humeante que encuentra siempre la manera de capturar un paladar amargo, unos labios fríos que sientan el placer de la bebida caliente que atraviesa la garganta.
Así se pasa la vida algunos días de lluvia, tal vez una galería de arte o un aburrido paseo de compras, con su tedio y sus vendedores dispuestos a todo. Preferible un café y un libro, o el cine con sus asientos oscuros, o el amor, claro, ese botón que cede, dos, tres, todos los botones cediendo a dedos cálidos que acarician la cintura, deslizando la remera que suavemente cae a un lado de los cuerpos que se mueven al ritmo de los besos y de las manos, manos que desabrochan cinturones, aventurándose a lo salvaje. Salvajes los amantes caen a una cama que presencia su danza, su respirarse mutuamente, inhalando cada uno la exhalación del otro, el otro que sucumbe, y se aleonan, ambos, aleonados penetrándose profundamente, almas que vuelan en el paraíso del otro, los amantes que lo saben y lo sienten y les gusta porque lo sienten y lo saben, dispuestos a todo este día de lluvia que cae dulcemente sobre las calles de Beijing.

Comments

  1. Dale para delante, soy muy buenos tus textos. Lo tuyo es la prosa poetica, lo haces bien,

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Is there anything?

(2017)
Can you hear the wind rise behind the trees? Can you smell the rain breathing though the air? Can you see those blinding lights painting the streets? Is there anything you fear?

Can you tell between the good and the bad when you make a decision facing a wall? Can you tell who’s right and who’s wrong when your ass is on the line? Can you see the smoke far in the horizon reaching out the sky? Is there anything you love?

¿Adónde me lleva la vida?

(2016)
Me detengo. Me siento.
Tengo la sensación de tener la cabeza en muchas partes y en ninguna a la vez. Como los fragmentos de una imagen esparcidos en un lago quieto.
El tiempo se mueve al ritmo de las manecillas del reloj. Un reloj detenido es la prueba brutal de que el tiempo sigue su curso, de que tanto tiempo como espacio están en constante movimiento.
Cada día comprendo que nadie es perfecto, que la suerte ya está echada. Y que, sin embargo, todo puede cambiar.
Es la vida la que nos mata, no la muerte. Y a ella nos aferramos.

Me pongo de pie. Empiezo a andar. ¿Adónde me lleva la vida?

Camino de Santiago

(2017)
Desperté antes del alba. Mis pasos interrumpían el soliloquio del silencio. El cerro O’Cebreiro parecía vivir A través de mi andar. Si me detenía a observar el paisaje, El cerro latía bajo mis pies.
El camino proseguía: Los árboles, los arbustos, La tierra del camino mismo, Todo subiendo a mi cuerpo: A mis pies, a mis caderas, a mis manos.
La tierra seca que sube hacia el aire Y me cubre el cuerpo cuando camino. El contacto de la tierra con mis labios, El sabor de la tierra en mi lengua.

Y el camino.