Skip to main content

Un mejor hombre

(2015)

Seré obtuso.
Seré complaciente.
Seré salvaje.
Seré sobresaliente.
Yo sólo intento ser un mejor hombre.

Dirán que no río cuando se ríe,
que no bailo cuando se baila.
Dirán que soy tuerto y tengo liendres,
que veo doble cuando bebo.
Yo sólo intento ser un mejor hombre.

Me dicen que recuerdo rosas que fueron violadas,
que duermo boca arriba cuando hay luna llena.
Me dicen que bailo cuando la música ha terminado,
que pongo nombres inadecuados a lo ya establecido.
Yo sólo intento ser un mejor hombre.

Me dirán cursi, errante, hermano, hijo de puta.
Me dirán qué decir cuando haya que decir algo que valga la pena.
Me dirán que soy frío, caníbal, indigno, repugnante.
Me dirán que alma en pena no debe volar con las alas rotas.
Yo sólo intento ser un mejor hombre.

Dirán que vivo la vida a destiempo.
Me dirán: si no rezas el padre nuestro, no serás feliz.
Me dirán que el amor que practico contiene pecado.
Dirán: si no vienes a mí, no serás bienaventurado.
Yo sólo intento ser un mejor hombre.

Seré fatuo, inmundo, muerto de hambre, infeliz.
Seré perro, enemigo, inhumano.
Seré petulante, loco, pérfido, haragán.
Seré truco quiero vale cuatro falta envido flor.
Yo sólo intento ser un mejor hombre.

Y dirán que sólo intento ser un mejor hombre,
que no lo jura por nadie, que no teme al hastío
de amar aquello que vale la pena ser amado,
de vivir en la piel que me corresponde.
Yo sólo intento ser un mejor hombre.

Comments

Popular posts from this blog

¿Adónde me lleva la vida?

(2016)
Me detengo. Me siento.
Tengo la sensación de tener la cabeza en muchas partes y en ninguna a la vez. Como los fragmentos de una imagen esparcidos en un lago quieto.
El tiempo se mueve al ritmo de las manecillas del reloj. Un reloj detenido es la prueba brutal de que el tiempo sigue su curso, de que tanto tiempo como espacio están en constante movimiento.
Cada día comprendo que nadie es perfecto, que la suerte ya está echada. Y que, sin embargo, todo puede cambiar.
Es la vida la que nos mata, no la muerte. Y a ella nos aferramos.

Me pongo de pie. Empiezo a andar. ¿Adónde me lleva la vida?

El pianista

(2011)

Me lo puedo imaginar. Al principio un poco tenso. No es fácil convivir con la idea de que afuera hay un público, de que el teatro está lleno. A medida que pasan los segundos, mientras se acerca al piano, se siente más relajado, más concentrado. Cuando le llegan los aplausos en oleadas casi ineludibles (al menos para él), su paso indica el andar seguro de los que saben lo que hacen.

El pianista acerca la silla al piano, se sienta. Levanta, con sensualidad trascendente, la tapa del piano, y descansa sus manos en las rodillas. Parpadea con lentitud. Parece pensar, pero en realidad está observando el piano. No obstante, ya sabemos que un pianista no es trivial y que lo que en rigor observa es la imagen de sí mismo sentado frente a ese piano. Se observa a sí mismo porque está buscando en su interior lo que todo pianista busca: el movimiento. Ese momento indicado en el que comprenderá que lo único que falta en su vida está en las teclas de ese piano. Por su cabeza pasan blancas y corch…