Skip to main content

Añoranza filipina

(2013)

Añoro los tiempos de Filipinas. Me pasa de vez en cuando. La nostalgia viene como una lluvia fina que me golpea los ojos y me despierta a otros tiempos. Es raro y al mismo tiempo tan real sentir, de pronto, que cuando camino por estas angostas calles europeas me encuentro de pronto en el calor de Cebú, tan abstraído y melancólico y al mismo tiempo con una felicidad hermosa aunque en Madrid haga frío y nieve.
Me sucede que a medida que me hago más grande (si es que esto realmente sucede), o tal vez sería mejor decir que a medida que pasan los años, encuentro más razones para justificarme en cuanto a propias acciones incorrectas, pero por otra parte tengo menos razones cuando se trata de sentimientos. Hoy, por citar un ejemplo, extraño Filipinas. No sé cómo funcionan los mecanismos del hombre, por qué de pronto siente algo y lo define al instante como “extrañar”. Podría decir “extraño a la gente, el aire del lugar, la comida, las soledades”, pero no sé si realmente algunas de esas cosas justifican o le dan significado a mis sentimientos hacia el país en el que viví tres bellos años de mi vida.
Recordar a Filipinas, especialmente a Cebú, que es, en rigor, el lugar de Filipinas donde viví, me produce sensaciones de una belleza incomprensible.
Esta añoranza que ahora escribo comenzó cuando un compañero de trabajo aquí en Madrid me preguntó de qué estaba hecho mi collar. Al responderle que no estaba seguro, le aclaré que lo había comprado en Filipinas. A los dos minutos, me descubrí contándole que Lapu-Lapu había sido y sigue siendo el héroe filipino que mató a Magallanes con su espada precaria y cuya estatua se levanta en un paraje pequeño y poco concurrido en la isla de Mactan, en Cebú.
Muchas veces, mis deseos de volver a Cebú aumentan de tal forma que siento que dejaría todo lo que tengo para ir hacia allí sin más equipaje que mis ganas. Con el tiempo, uno aprende a moverse por la vida con cautela, los miedos comienzan a poblar nuestras mentes como nubes en una tormenta y el silencio forma parte de nuestro carácter con otra intensidad.
Vivimos, y cada acto corrompe y embrutece, amplía horizontes y ensordece. Dónde queda Filipinas. Adónde está. No sólo geográficamente hablando. Sino dónde está, en qué esfera de mi mente, en qué lugar socarrón y perpetuo reside el país en el que viví durante casi tres años. Eso me pregunto. ¿En mi memoria? Quizás.

El tiempo pasa y dictamina. Nos dice qué está bien y qué está mal. Hacemos y deshacemos con la justicia en las manos, pero con qué justicia real vivimos, no lo sé. Lo más importante en la vida es definir aquello que queremos vivir e intentar llevarlo a cabo. Ese fue mi primer paso en Cebú, ese paso que recuerdo cada vez que la nostalgia golpea mis ojos con su lluvia fina de otros tiempos.

Miren un poco de este video: http://www.youtube.com/watch?v=nYp-XKEGKgE

Comments

Popular posts from this blog

Is there anything?

(2017)
Can you hear the wind rise behind the trees? Can you smell the rain breathing though the air? Can you see those blinding lights painting the streets? Is there anything you fear?

Can you tell between the good and the bad when you make a decision facing a wall? Can you tell who’s right and who’s wrong when your ass is on the line? Can you see the smoke far in the horizon reaching out the sky? Is there anything you love?

Camino de Santiago

(2017)
Desperté antes del alba. Mis pasos interrumpían el soliloquio del silencio. El cerro O’Cebreiro parecía vivir A través de mi andar. Si me detenía a observar el paisaje, El cerro latía bajo mis pies.
El camino proseguía: Los árboles, los arbustos, La tierra del camino mismo, Todo subiendo a mi cuerpo: A mis pies, a mis caderas, a mis manos.
La tierra seca que sube hacia el aire Y me cubre el cuerpo cuando camino. El contacto de la tierra con mis labios, El sabor de la tierra en mi lengua.

Y el camino.

¿Adónde me lleva la vida?

(2016)
Me detengo. Me siento.
Tengo la sensación de tener la cabeza en muchas partes y en ninguna a la vez. Como los fragmentos de una imagen esparcidos en un lago quieto.
El tiempo se mueve al ritmo de las manecillas del reloj. Un reloj detenido es la prueba brutal de que el tiempo sigue su curso, de que tanto tiempo como espacio están en constante movimiento.
Cada día comprendo que nadie es perfecto, que la suerte ya está echada. Y que, sin embargo, todo puede cambiar.
Es la vida la que nos mata, no la muerte. Y a ella nos aferramos.

Me pongo de pie. Empiezo a andar. ¿Adónde me lleva la vida?