Skip to main content

Postales

(2012)

A Matías y Daniela

Una pareja viajó a la Patagonia. Durante sus vacaciones, acariciaron otra vida. El tiempo libre, los cielos abiertos, la inmensidad de montañas inconquistables. Cada sitio, cada aroma, el contacto con la tierra abrió viejas ventanas interiores, conquistó nostalgias, sosegó heridas.

En todo ese tiempo, la pareja recordó que no hay crimen más grande que el olvido. Por eso, y porque la amistad desconoce de fronteras, decidieron enviar postales. Se detuvieron en los pequeños comercios de los pueblos del interior del país y buscaron una postal, y luego otra. Así, a lo largo de los caminos que recorrieron, fueron enviando postales a sus amigos. Una postal para cada persona entrañable. Entre ellos, estrella afortunada, estaba yo.

Sin embargo, mi postal no me llegó con un sello del correo argentino. No la encontré en mi buzón de la calle Atocha. No me la entregó un cartero apurado. Mi postal viajó en el bolso de una mujer, envuelta en un sobre marrón. La hermana de uno de ellos, de viaje por Europa junto con dos amigas, ofició de mensajera. De su pequeña mochila extrajo, con la humildad de quien sabe lo que acaece, un sobre y una cajita blanca, ambas con mi nombre y apellido inscrito en letra imprenta.

Abrí los regalos en casa, después de oficiar de guía turístico para la mensajera y sus amigas. En el sobre marrón, dos extraordinarios dibujos surrealistas de mi amigo. En la cajita blanca, un espléndido vitraux hecho por su muchacha. Y claro, también estaba la postal. De una cara, mostraba el Lago Verde del Parque Nacional de los Alerces en la Patagonia. Del revés, un mensaje corto pero eficaz, de esos que se quedan con uno para siempre.

“Un bello paisaje, de esos que llenan los pulmones y el alma. Viajó conmigo miles de kilómetros desde la Patagonia. Ahora viaja unos cuántos más hacia vos.”

Un mensaje corto pero eficaz, uno de esos mensajes que trazan el recorrido en el terreno sin horizontes, en el mapa sin límites de la amistad.

Comments

  1. Bello escrito! Me complace contarte que sólo hubo una postal. Espero que más que decepcionarte te dibuje una sonrisa. La buscamos por todos lados, sentíamos que ninguna plasmaba todo el infinito que nos rodeaba. Pero creo que inconscientemente necesitábamos recorrer todo nuestro mapa para saber que nada se iba a comparar con todo ese infinito que queríamos regalar.
    (Más luego te envío las "Instrucciones para colocar un objeto de vitraux")
    Gracias Nacho, por tus palabras que siempre sacuden.
    Les mando besos grandes a vos y Lorena.

    ReplyDelete
  2. NACHO, BELLÍSIMO LO QUE ESCRIBISTE Y DESCRIBISTE EN TU RELATO DE LA PATAGONIA.
    ME EMOCIONÓ PROFUNDAMENTE!!!!
    CIMBALINA TAMBIÉN LLEGÓ PROFUNDO CON LA RESPUESTA.
    SOY FAN DE ESTE BLOG!!!
    BESO
    LALA

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Is there anything?

(2017)
Can you hear the wind rise behind the trees? Can you smell the rain breathing though the air? Can you see those blinding lights painting the streets? Is there anything you fear?

Can you tell between the good and the bad when you make a decision facing a wall? Can you tell who’s right and who’s wrong when your ass is on the line? Can you see the smoke far in the horizon reaching out the sky? Is there anything you love?

¿Adónde me lleva la vida?

(2016)
Me detengo. Me siento.
Tengo la sensación de tener la cabeza en muchas partes y en ninguna a la vez. Como los fragmentos de una imagen esparcidos en un lago quieto.
El tiempo se mueve al ritmo de las manecillas del reloj. Un reloj detenido es la prueba brutal de que el tiempo sigue su curso, de que tanto tiempo como espacio están en constante movimiento.
Cada día comprendo que nadie es perfecto, que la suerte ya está echada. Y que, sin embargo, todo puede cambiar.
Es la vida la que nos mata, no la muerte. Y a ella nos aferramos.

Me pongo de pie. Empiezo a andar. ¿Adónde me lleva la vida?

Camino de Santiago

(2017)
Desperté antes del alba. Mis pasos interrumpían el soliloquio del silencio. El cerro O’Cebreiro parecía vivir A través de mi andar. Si me detenía a observar el paisaje, El cerro latía bajo mis pies.
El camino proseguía: Los árboles, los arbustos, La tierra del camino mismo, Todo subiendo a mi cuerpo: A mis pies, a mis caderas, a mis manos.
La tierra seca que sube hacia el aire Y me cubre el cuerpo cuando camino. El contacto de la tierra con mis labios, El sabor de la tierra en mi lengua.

Y el camino.