Skip to main content

Primavera salvaje

(2009)

Una cúpula se forma con las manos
Acoge la llama del fuego anónimo
Marea de aromas que se elevan sigilosos
Desde los vértices ardientes de una esquina desolada

Quizás en busca de un pasaje hacia otra zona
Más afable, más dulce, más candente
El ígneo deseo ignorado naufragaba
En las aguas desorientadas de la inocencia

Reminiscencias bruscas de una primavera salvaje
Traspasan la espesura pringosa de los años,
El nacimiento de símbolos vestales
En el útero sangrado de sombras diáfanas

Máscaras concebidas en el núcleo de nubes circulares
Bajo la lumbre segregada de lunas ciegas
En ciclos constantes que el intelecto no adivina:
Signos elocuentes en los contornos de tu lengua

Quizás en busca de un paisaje, de otra región
Más abierta, más feroz, más pedregosa
Ensueño de caminantes que renuncian
Al templo profano de las formas

Comments

  1. Lo leí varias veces, ayer a la madrugada, esta mañana y ahora que es otra vez madrugada. Repetición de "ciclos constantes que el intelecto no adivina" Me gustó muchísimo. Y si, mejor leerlo de madrugada.

    (Quiero leer lo que encontraste debajo de tu cama. Hoy encontré un sueño que tuve y lo anoté -suelo hacerlo- pero este no se lo voy a leer a mi psicóloga. En cambio lo subo al Blog donde seguro lo lea ella sóla)

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Is there anything?

(2017)
Can you hear the wind rise behind the trees? Can you smell the rain breathing though the air? Can you see those blinding lights painting the streets? Is there anything you fear?

Can you tell between the good and the bad when you make a decision facing a wall? Can you tell who’s right and who’s wrong when your ass is on the line? Can you see the smoke far in the horizon reaching out the sky? Is there anything you love?

¿Adónde me lleva la vida?

(2016)
Me detengo. Me siento.
Tengo la sensación de tener la cabeza en muchas partes y en ninguna a la vez. Como los fragmentos de una imagen esparcidos en un lago quieto.
El tiempo se mueve al ritmo de las manecillas del reloj. Un reloj detenido es la prueba brutal de que el tiempo sigue su curso, de que tanto tiempo como espacio están en constante movimiento.
Cada día comprendo que nadie es perfecto, que la suerte ya está echada. Y que, sin embargo, todo puede cambiar.
Es la vida la que nos mata, no la muerte. Y a ella nos aferramos.

Me pongo de pie. Empiezo a andar. ¿Adónde me lleva la vida?

Camino de Santiago

(2017)
Desperté antes del alba. Mis pasos interrumpían el soliloquio del silencio. El cerro O’Cebreiro parecía vivir A través de mi andar. Si me detenía a observar el paisaje, El cerro latía bajo mis pies.
El camino proseguía: Los árboles, los arbustos, La tierra del camino mismo, Todo subiendo a mi cuerpo: A mis pies, a mis caderas, a mis manos.
La tierra seca que sube hacia el aire Y me cubre el cuerpo cuando camino. El contacto de la tierra con mis labios, El sabor de la tierra en mi lengua.

Y el camino.