Friday, February 24, 2012

Primavera salvaje

(2009)

Una cúpula se forma con las manos
Acoge la llama del fuego anónimo
Marea de aromas que se elevan sigilosos
Desde los vértices ardientes de una esquina desolada

Quizás en busca de un pasaje hacia otra zona
Más afable, más dulce, más candente
El ígneo deseo ignorado naufragaba
En las aguas desorientadas de la inocencia

Reminiscencias bruscas de una primavera salvaje
Traspasan la espesura pringosa de los años,
El nacimiento de símbolos vestales
En el útero sangrado de sombras diáfanas

Máscaras concebidas en el núcleo de nubes circulares
Bajo la lumbre segregada de lunas ciegas
En ciclos constantes que el intelecto no adivina:
Signos elocuentes en los contornos de tu lengua

Quizás en busca de un paisaje, de otra región
Más abierta, más feroz, más pedregosa
Ensueño de caminantes que renuncian
Al templo profano de las formas

1 comment:

  1. Lo leí varias veces, ayer a la madrugada, esta mañana y ahora que es otra vez madrugada. Repetición de "ciclos constantes que el intelecto no adivina" Me gustó muchísimo. Y si, mejor leerlo de madrugada.

    (Quiero leer lo que encontraste debajo de tu cama. Hoy encontré un sueño que tuve y lo anoté -suelo hacerlo- pero este no se lo voy a leer a mi psicóloga. En cambio lo subo al Blog donde seguro lo lea ella sóla)

    ReplyDelete