Skip to main content

El partido de fútbol

(2005)

Es una noche sin luna. En un estadio colmado de almas enardecidas se juega un partido de fútbol: el equipo negro versus el equipo blanco. Llueve. Las hinchadas se reparten cánticos que despiertan las pasiones más ocultas. Laten.
El equipo negro gana uno a cero. Ultima jugada. El jugador número cinco del equipo blanco inmoviliza la pelota en el medio de la cancha, estudiando los espacios, proyectándolos, y abriendo la cancha hacia la derecha, al jugador número cuatro quien, al recibirla, avanza unos pasos y se la pasa en diagonal al jugador número ocho. Combinando un exquisito triángulo imperfecto, el jugador número ocho se la devuelve al jugador número cinco que se aproxima, decidido, por el medio de la cancha. Como toros, dos jugadores del equipo negro salen a marcarlo, barriendo, uno de ellos, el césped que brilla por la lluvia.
Desde todos los rincones del estadio, el aliento de las hinchadas baja al campo de juego como un ejército de fantasmas. El jugador número cinco del equipo blanco proporciona un pase frío, profesional al jugador número diez por entre las piernas de uno de los toros del equipo negro, chocándose contra el otro defensor. El jugador número diez recibe la pelota, enfila hacia el arco (el arquero preparándose para lo que venga, empezando a sentir que forma parte de la jugada), amaga pegarle al arco cuando un defensor se arroja a sus pies al borde del área grande —el hondo silencio del estadio suspendido en el tiempo— lo elude con un salto y, enganchando hacia afuera, le da de lleno a la pelota.
Desde el otro arco, en cuclillas, el arquero del equipo blanco ve la pelota —su ilusión— atravesar la lluvia hasta perderse entre la hinchada.
Con un brazo extendido hacia el centro de la cancha, el árbitro pita el final del partido. Contemplando la escena final de las dos caras del juego —los rostros mudos y los abrazos alegres— la hinchada perdedora arde tristemente, uno al lado del otro, como fotografías que se prenden fuego.
En pocos segundos, el estadio se traga a la muchedumbre; todos marchan solitarios, empapándose, apesadumbrados llorando la derrota. Todos, menos ese hombrecito que, sonriendo secretamente, se está yendo del estadio con la pelota bajo el brazo.

Comments

  1. Ignacio: hola! estoy armando una red de amigos escritores o liternautas en mi facebook: soy Ana Callegaris, un saludo muy grande sin el frío q estamos pasando desde Santa Fe, Arg.

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Is there anything?

(2017)
Can you hear the wind rise behind the trees? Can you smell the rain breathing though the air? Can you see those blinding lights painting the streets? Is there anything you fear?

Can you tell between the good and the bad when you make a decision facing a wall? Can you tell who’s right and who’s wrong when your ass is on the line? Can you see the smoke far in the horizon reaching out the sky? Is there anything you love?

¿Adónde me lleva la vida?

(2016)
Me detengo. Me siento.
Tengo la sensación de tener la cabeza en muchas partes y en ninguna a la vez. Como los fragmentos de una imagen esparcidos en un lago quieto.
El tiempo se mueve al ritmo de las manecillas del reloj. Un reloj detenido es la prueba brutal de que el tiempo sigue su curso, de que tanto tiempo como espacio están en constante movimiento.
Cada día comprendo que nadie es perfecto, que la suerte ya está echada. Y que, sin embargo, todo puede cambiar.
Es la vida la que nos mata, no la muerte. Y a ella nos aferramos.

Me pongo de pie. Empiezo a andar. ¿Adónde me lleva la vida?

Camino de Santiago

(2017)
Desperté antes del alba. Mis pasos interrumpían el soliloquio del silencio. El cerro O’Cebreiro parecía vivir A través de mi andar. Si me detenía a observar el paisaje, El cerro latía bajo mis pies.
El camino proseguía: Los árboles, los arbustos, La tierra del camino mismo, Todo subiendo a mi cuerpo: A mis pies, a mis caderas, a mis manos.
La tierra seca que sube hacia el aire Y me cubre el cuerpo cuando camino. El contacto de la tierra con mis labios, El sabor de la tierra en mi lengua.

Y el camino.