Skip to main content

La noche secreta

(2009)

Nos derrumbamos al sueño. Abrimos otras puertas. Damos pasos precisos, impensados. Contemplamos árboles azules que acarician campos de guerra. Son noches de pájaros que tiemblan. Anidamos en fronteras que nacen a destiempo (como todo en la vida). Navegamos mares sin sombra hacia bosques inciertos.

La penumbra es sorda. Sorda, la locura. La máquina divierte con cuentos de hadas. Una máquina que alza muros, que cierra puertas. La dignidad se acerca cada vez más a la ciudadela de las utopías. Es la victoria de la máquina y su amante perfecta la tragedia.

Nosotros buscamos y rebuscamos —en los desiertos de la memoria colectiva— el modo de derrotar a la máquina, de burlarla. Buscamos esa llave. La llave. La buscamos a través de túneles y senderos, en esa profundidad donde no existen los precipicios.

Navegamos mares sin sombra hacia bosques inciertos.

Todo lo que crea el hombre perece. Todo se resume en una certeza: somos mortales. Esa certeza que nos roba el sueño, que nos mantiene vivos: el arduo trabajo de su aceptación.

Nosotros persistimos: buscamos y rebuscamos. Y, navegando mares sin sombra, entrevemos un bosque. Y en ése bosque nos perdemos, erramos. Ese bosque es nuestra encrucijada, nuestro laberinto. Ese laberinto donde las imágenes nos derrotan en días de sol. Búhos malheridos que arremeten contra la noche en carrozas sin freno. Búhos que tiemblan, frágiles, distantes.

Serán las invasiones de búhos sedientos, equívocos. Invasiones infrahumanas que no permitirán la unión entre el cuerpo y el alma. Será eso: la certeza de la mortalidad. La separación de las razas. Esa certeza escultórica que destemplará nuestra noche secreta, reduciéndola a fragmentos, a escenas repetibles, a ilógicos lenguajes azarosos. Esa certeza de que hay otras vidas: vidas que perecerán en imágenes burlescas, imágenes de vidas usadas. El hechizo de nuevos mundos sin la incertidumbre de la ambiguedad .

Entonces, cuando nuestra noche secreta descubra el velo de nuestras insolencias, cuando las hechicerías baratas eleven su fragancia en humeantes bálsamos lozanos y nos produzcan un sabor astringente en nuestras mudas bocas incómodas, cuando nuestros cuerpos cedan a pandeos de mimo, cuando nuestras mentes se desvíen en revoluciones centrífugas y cuando nuestros ánimos desvirguen a nuestros pensamientos más áridos y dañinos, sólo entonces renaceremos. Renaceremos en forma de pulpos terrenales, de leones acuáticos, de pájaros astrales, renaciendo hacia nuevas vidas inocuas. Renaceremos hacia destinos instintivos, en embriones de tierra y de luz. Nuestros ojos organizarán los elementos de un mundo que se nos presentará orgánico. Nuestra visión será la patología funcional del presente continuo. Arrojaremos a la hoguera los pandemonios de la modernidad. Y, con una sonrisa perspicaz, reinventaremos los átomos de nuestra propia existencia. Por los siglos de los siglos.

Comments

  1. Prometo leerte con detenimiento en la semana, cariño. Sucede que ahora estoy corriendo por tanta tarea y no cuento con mucho tiempo.

    Muchos besos.

    ReplyDelete
  2. Mucho no te entiendo.... Pero la verdad es que escribis muy bien, y eso es lo más importante. Creo que lo tuyo es un búsqueda poetica. Igual no te preocupes, leyendo los poemas de Cortázar me pasa lo mismo. El lenguaje poetico me resulta, a veces, indescifrable.

    ReplyDelete
  3. Amén.

    Y es totalmente cierto: todo perece, nada dura. Pareciera que es lo único que tenemos seguro en esta vida.

    Muá.

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Is there anything?

(2017)
Can you hear the wind rise behind the trees? Can you smell the rain breathing though the air? Can you see those blinding lights painting the streets? Is there anything you fear?

Can you tell between the good and the bad when you make a decision facing a wall? Can you tell who’s right and who’s wrong when your ass is on the line? Can you see the smoke far in the horizon reaching out the sky? Is there anything you love?

¿Adónde me lleva la vida?

(2016)
Me detengo. Me siento.
Tengo la sensación de tener la cabeza en muchas partes y en ninguna a la vez. Como los fragmentos de una imagen esparcidos en un lago quieto.
El tiempo se mueve al ritmo de las manecillas del reloj. Un reloj detenido es la prueba brutal de que el tiempo sigue su curso, de que tanto tiempo como espacio están en constante movimiento.
Cada día comprendo que nadie es perfecto, que la suerte ya está echada. Y que, sin embargo, todo puede cambiar.
Es la vida la que nos mata, no la muerte. Y a ella nos aferramos.

Me pongo de pie. Empiezo a andar. ¿Adónde me lleva la vida?

Camino de Santiago

(2017)
Desperté antes del alba. Mis pasos interrumpían el soliloquio del silencio. El cerro O’Cebreiro parecía vivir A través de mi andar. Si me detenía a observar el paisaje, El cerro latía bajo mis pies.
El camino proseguía: Los árboles, los arbustos, La tierra del camino mismo, Todo subiendo a mi cuerpo: A mis pies, a mis caderas, a mis manos.
La tierra seca que sube hacia el aire Y me cubre el cuerpo cuando camino. El contacto de la tierra con mis labios, El sabor de la tierra en mi lengua.

Y el camino.